La ONU urge a Chile a establecer una Comisión de verdad por el abuso infantil institucional general.

Actualizado: 21 jun







NOTA DE PRENSA:


La ONU urge a Chile para que establezca una comisión de verdad en respuesta al abuso infantil generalizado en entornos institucionales


[10.06.2022, Santiago y Londres] El máximo órgano de derechos de los niños de las Naciones Unidas recomendó el jueves al gobierno de Chile que establezca una comisión de la verdad sobre los casos de abuso infantil dentro de la Iglesia Católica y centros de SENAME.


El Comité de los Derechos del Niño, que está integrado por 18 expertos independientes sobre los derechos de la infancia y adolescencia de todo el mundo, instó a Chile a “Establecer una comisión de la verdad independiente, imparcial y adecuadamente financiada para examinar todos los casos de abuso de niños en entornos institucionales, incluido dentro de la Iglesia católica y en centros residenciales”.


La solicitud se publicó en el informe del comité, con fecha del 9 de junio, en el que se analiza cómo el Estado protege los derechos de los niños, niñas y adolescentes según lo establecido en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Es el tratado de derechos humanos más ratificado del mundo e incluye la gama completa de derechos humanos de los niños, incluido su derecho a la protección contra la explotación y el abuso sexual.

El llamado del comité a una comisión de la verdad se produce en medio de un aumento en el número de escándalos de abuso sexual infantil en Chile en los últimos años, que fueron resumidos por una coalición de organizaciones en un informe remitido al comité. Según la Red de Sobrevivientes de Abuso en Entornos Institucionales de Chile, hay cientos de denuncias de abusos contra el clero católico, que incluye a 186 sacerdotes, 27 obispos y cuatro cardenales acusados


Los centros para niños que viven bajo la custodia del Estado de Chile también han sido objeto de numerosas investigaciones sobre abuso sexual infantil. Un informe de 2018 de la Policía de Investigaciones de Chile concluyó que los niños habían sido abusados ​​sexualmente en el 50% de los centros investigados. Más recientemente, en marzo de 2022, una comisión de investigación parlamentaria concluyó que el abuso sexual y la explotación de niños en los centros “no han sido aisladas ni nuevas, sino más bien, reiteradas y de larga data en el sistema”.


Los centros son supervisados por el órgano Mejor Niñez, que en octubre de 2021 reemplazó el Servicio Nacional de Menores (SENAME), pero su gestión diaria se subcontrata a agencias acreditadas, que incluyen organizaciones privadas y religiosas, muchas de las cuales han enfrentado denuncias de abuso infantil y carecen de políticas adecuadas de protección infantil y capacitación del personal. De acuerdo con la lista de agencias acreditadas de SENAME, el 96% de los centros son operados por agencias no estatales, el 41% de las cuales son administradas por organizaciones religiosas.


Tanto el comité de la ONU como las y los sobrevivientes en Chile critican que Mejor Niñez no es más que “una réplica de un modelo similar”, refiriéndose a que el servicio actual es en la práctica un continuador del viejo SENAME, ya que se sigue contratando a los mismos centros tercerizados y sigue habiendo denuncias por abusos.


En 2018, la Red de Sobrevivientes de Chile planteó por primera vez la creación de una comisión de la verdad para investigar los casos de abuso clerical. La red dice que una portavoz del gobierno se comprometió a estudiar la propuesta, pero que no se produjo ninguna acción gubernamental tangible. La red ahora exige una comisión de la verdad para investigar el abuso infantil en todos los entornos instituciones.


Las cosas parecen más esperanzadoras con el nuevo presidente del país, Gabriel Boric, luego de que incluyera en su programa electoral el compromiso de formar “una Comisión de Verdad, Justicia y Reparación para todas aquellas víctimas de violaciones de sus derechos que hayan pasado por la custodia del Estado y entornos institucionales”. Recientemente, en mayo, reiteró su compromiso de crear una comisión.

Docenas de países en todo el mundo ya han respondido al abuso institucional de niños estableciendo comisiones de la verdad. Los gobiernos suelen aprobar este tipo de comisión a raíz de un escándalo cuando un problema se ha vuelto demasiado grande, complejo o controvertido para ser resuelto a través de los mecanismos existentes. En su informe, el comité de la ONU expresa su preocupación por las deficiencias sistémicas en Chile, incluida la lenta investigación y el enjuiciamiento de denuncias de abuso, el acceso deficiente a la reparación y rehabilitación para las víctimas y sobrevivientes, y una protección infantil inadecuada en entornos institucionales.


Las comisiones generalmente tienen como objetivo establecer los hechos y responsabilizar a las instituciones culpables, basarse en gran medida en los testimonios de las y los sobrevivientes de abusos, y emitir recomendaciones para la reforma de políticas y leyes para prevenir futuros abusos y garantizar reparaciones para los sobrevivientes.


Eneas Espinoza, fundador de la red de sobrevivientes de Chile, valoró el informe del comité en el sentido de que es un urgente recordatorio al Estado chileno de que se está hablando de crímenes contra los derechos humanos. Dijo: "La negligencia, la inacción, la escasa o nula respuesta a los reclamos de justicia de víctimas y sobrevivientes agravan la responsabilidad del Estado por delitos de lesa humanidad cometidos contra infancias al cuidado de la Iglesia Católica y SENAME en todas sus presentaciones. Para sanar de profundas heridas Chile es un cuerpo que requiere de atención urgente. Una Comisión como la que recomienda la ONU viene a confirmar que nuestra solicitud de crearla es el único camino que puede sanar a generaciones destrozadas por los abusos. El país será un lugar más humano y pagamos la deuda de justicia y reparación que arrastramos con quienes viven padeciendo secuelas de estos crímenes sin atención médica, psicológica, invisibilizados, con sus vidas rotas".


Victor Sande-Aneiros, coordinador de campañas de la ONG Child Rights International Network, que publicó el primer informe sobre el abuso clerical en América Latina en 2019, también acogió con beneplácito el informe del comité y dijo que "es una recomendación clara y fuerte para la creación de una comisión de la verdad en Chile que refleja la necesidad urgente de una investigación a gran escala sobre el abuso sistémico de niños, niñas y adolescentes en todo tipo de institución. Muchos países ya han tomado el paso y ahora Chile podría convertirse en el primer país de América Latina en hacer lo mismo. Tras el informe del comité, ahora todos los ojos están puestos en Chile”.


Descarga para medios de prensa:

Sexual violence_ Catholic Church in Latin America_Press release Chile CRC review_2022_SP
.p
Download P • 86KB

264 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo