top of page

Dia contra la violencia y el maltrato a las infancias.



Un nuevo 25 de abril, otra vez las redes sociales, páginas web y nuestras casillas de correo se llenarán de publicaciones contra el maltrato a las infancias. Agrupaciones de víctimas y sobrevivientes denunciaremos cuestiones estructurales como la complicidad del Estado y la impunidad de iglesias y congregaciones. Otros hablarán de casos específicos de abuso, de prevención, de toda una aldea que viene fallando y fallando y los años pasan y los crímenes quedan.


Las infancias rotas se reparten por toda la sociedad, caminan entre nosotros y todos los días se suman nuevas víctimas. Quisiéramos tener esperanzas, "fe en la humanidad", en que Chile atenderá el grito desgarrador que sale de los hogares o cread donde no hubo mejor niñez y SENAME sigue siendo el espíritu ordenador por más que la placa en la puerta diga otra cosa. Que Chile atenderá el silencio atronador al que someten los religiosos abusadores a sus víctimas en este momento en sacristías, oficinas, grupos scouts y camarines escolares.


Las infancias de Chile están bajo tortura. Sobrevivientes adultos observamos esta impunidad y la negligencia del Estado se levanta protectora de violadores y nos empuja a los márgenes, a cárceles, a abuso de sustancias, a suicidios consumados o no.


Es otro 25 de abril y el Presidente Gabriel Boric no concreta la Comisión de la Verdad que bien diseñada podría cambiar las vidas de cientos de miles. Si hasta hay datos económicos que justifican una medida así para la productividad y las arcas públicas y privadas.


Hasta que no se entienda que el calvario de las victimas no es un asunto privado sino una cuestión de salud pública no avanzamos. Hasta que no accionemos desde arriba con una medida superadora porque la institucionalidad no ha dado ni el ancho ni el largo ni lo profundo en materia de violencia contra las infancias. Hasta entonces esta fecha en el calendario será otra de muchas donde incluso instituciones vulneradoras y sus aliados se animarán a hacerse los que luchan contra el maltrato infantil mientras se sientan a la mesa familiar de los torturadores. Basta.


Eneas Espinoza Gallardo.

Fundador Red de Sobrevivientes.

101 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page