18-19 de noviembre 2022



El 19 de noviembre ha sido el día internacional de la Prevención, Justicia, reparación, del abuso sexual infantil, por muchos años. Este 2022 por primera vez, el 18 de Noviembre, con respaldo de Naciones Unidas y todas las organizaciones que empujaron el reconocimiento de este fecha, se consagra el día de la Prevención, Justicia y Sanación de la explotación, violencias y abuso sexual infantil.

Nosotros, organizaciones dedicadas al trabajo junto a víctimas niños y niñas y sus familias, a víctimas ya adultas y sobrevivientes, a organizaciones y comunidades con las cuales compartimos y co creamos formas de seguir avanzando en la prevención y reparación, y en legislaciones y políticas que propicien la justicia y cuidado ético frente a las violencias sexuales contra la niñez, queremos expresar lo siguiente:


1. Nuestra gratitud enorme, siempre, por las vidas, dignidad, luchas, creaciones, todos los esmeros de víctimas, sobrevivientes y de todas las personas que acompañan este camino.

Recordamos a las víctimas que ya no están y a quienes han sobrevivido, niños y niñas de ayer, y de hoy. Ojalá, siempre es el deseo, no los haya en el mañana.


2. Gracias a los trabajadores y profesionales de salud, educación y justicia, sin quienes procesos como la develación, denuncia, y reparación no serían posibles. Gracias por su responsabilidad, y su compromiso en cada proceso, con cada víctima de ASI.


3. Cada año es agradecer, 2022 también lo ha sido, aprendizajes y colaboraciones con y entre activistas, fundaciones, asociaciones, centros de estudio, think tanks y universidades, tanto nacionales como internacionales, que han fortalecido y conectado a quienes buscamos convertir este dolor en un bálsamo sanador y transformador para la sociedad.


4. La suma de constancias, voluntades y compromisos de gobiernos en Chile, pasados y presentes, nos ha permitido ir avanzando, a veces más lento y paciente que lo que querríamos, otras con mayor energía, pero ha sido desde estos empeños que nos han unido del modo más transversal, que pudimos lograr como país la ley de imprescriptibilidad del abuso sexual infantil promulgada en 2019, durante el gobierno anterior. Y que hoy, podemos ver con esperanza y confianza hacia 2023 la voluntad del gobierno actual, con el proceso comprometido –similar a aquellos realizados en países como Irlanda o Australia- de una Comisión de Verdad, Justicia y Reparación para sobrevivientes de abuso sexual a las infancias en entornos institucionales.


5. Sin embargo, justo en una temática donde el tiempo opera en contra de víctimas y sobrevivientes, diversos escenarios a veces demasiado coincidentes con la impunidad y el encubrimiento de estos crímenes retrasan la concreción de piezas claves para avanzar en que las personas víctimas sobrevivientes, además de acceder a justicia efectiva, puedan realmente hacer ejercicio de lo que debe ser un derecho humano esencial: la reparación.


Dicha reparación no es sólo para incontables personas o comunidades –de niños y niñas que han sufrido abusos consuetudinariamente en entornos institucionales-, sino asimismo para las sociedades donde ocurren estos crímenes y traumas indecibles. Las vidas de las víctimas, de todas las personas, están inexorablemente entretejidas con la vida del país que habitamos. La posibilidad de cuidar, proteger, y prevenir estos daños a nuevas generaciones de niños y niñas, es indisociable, asimismo, de los progresos que vayamos sumando en materia de reparación.


6. Chile ha sumado, además del logro histórico de la imprescriptibilidad, progresos tan relevantes como la ley de garantías integrales, ley que sanciona el maltrato físico infantil, entrevistas videograbadas –aun cuando todavía requiere mejoras, es un avance significativo-; y la ley que fija límites de edad y prohíbe el matrimonio infantil; modificaciones en el registro de ofensores sexuales y sistema de beneficios carcelarios a los que ya no pueden acceder abusadores infantiles. En lo más reciente: la ley que tipifica la explotación sexual comercial de niños y niñas y adolescentes, otro esfuerzo que surge en un gobierno y es concretado en el que sigue. Sólo algunos ejemplos de lo que somos capaces de construir cuando trabajamos con el horizonte claro, priorizando la colaboración y sosteniendo nuestra atención en la protección y salvaguarda de los cachorros humanos.


El cuidado, indisociable de la justicia, es una ética de responsabilidad y esperamos, y somos enfáticos en esto, que nuestro parlamento continúe desde ahí pensando y redactando las leyes que afectan las vidas de nuevas generaciones de niñas y niños en general, y, en particular, de las víctimas de violencias sexuales en la infancia. En este sentido, seguimos en estado de alerta frente a mociones como la derogación del incesto –indicación incluida en PL 11714-07 que tipifica el delito de violación- o el proyecto de cuidado compartido –con todos los flancos que puede abrir para revinculaciones forzosas de niños y niñas víctimas de vulneraciones físicas, psicológicas, sexuales (incluido el ASI incestual) a manos de sus progenitores-, y pedimos respetuosamente a la Cámara y el Senado, y a nuestros conciudadanos, que velemos por leyes en base a evidencia, con enfoque informado en trauma y foco en la protección, así como inequívocas en su propósito de no revictimizar, y de fortalecer el bienestar y desarrollo integral de niños y niñas.


Con los niños y niñas de ayer siempre en la memoria, y sobre todo con la voluntad y el cuidado bien dispuestos por los niños y niñas de hoy,


Red de Sobrevivientes Chile

No más abuso sexual infantil Chile

Derecho al Tiempo

144 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo